Crece la tensión con la reocupación de indígenas brasileños de su tierra

Gran parte de la tierra de los guaraníes les ha sido robada para dejar paso a la ganadería.
Gran parte de la tierra de los guaraníes les ha sido robada para dejar paso a la ganadería.
© F. Watson/Survival

Una comunidad de indígenas guaraníes en Brasil ha reocupado parte de su territorio ancestral en una acción desesperada, tras vivir en la cuneta de una carretera durante un año y medio.

Los guaraníes iniciaron el camino de regreso a su tierra la semana pasada, incapaces de seguir aguantando las espantosas condiciones de vida a las que han sido sometidos en su “hogar” junto a la carretera.

A los indígenas de la comunidad de Laranjeira Ñanderu les arrebataron su tierra en los años 60 para dejar paso a las haciendas de ganado. Regresaron a ella en 2008, pero fueron expulsados de nuevo en septiembre de 2009. Poco después, su comunidad sufrió un brutal ataque, y fue incendiada

Los guaraníes de la comunidad de Laranjeira Ñanderu acamparon en la cuneta de una carretera durante un año y medio.
Los guaraníes de la comunidad de Laranjeira Ñanderu acamparon en la cuneta de una carretera durante un año y medio.
© Sarah Shenker/Survival

Desde entonces, los guaraníes han vivido bajo toldos de lona junto a una carretera, sin apenas acceso a agua potable, comida o atención médica y soportando altas temperaturas e inundaciones. Grandes camiones y coches circulaban junto a ellos día y noche, y un guaraní murió atropellado.

Faride, portavoz de la comunidad, dijo a los investigadores de Survival antes de la reocupación: “Laranjeira Ñanderu era la tierra de mi padre, la tierra de mi abuelo, la tierra de mi bisabuelo… Tenemos que volver allí para poder trabajar y vivir en paz… Es nuestro sueño”.

Fragmento de vídeo que recoge el testimonio de Faride sobre la tierra de su comunidad.

La comunidad ha instado al Gobierno a que proteja oficialmente su tierra para que no sean expulsados de nuevo.

Los guaraníes tienen una profunda conexión espiritual con su tierra, de la que dependen su bienestar físico y espiritual.

Tras haber perdido prácticamente todo su territorio a causa de las haciendas y las plantaciones de soja y caña de azúcar, miles de guaraníes están viviendo en reservas superpobladas, y algunos acampan en los bordes de las carreteras.

Algunos líderes guaraníes que han estado a la cabeza de las reocupaciones de tierras por las distintas comunidades, como el internacionalmente conocido Marcos Veron, han sido asesinados.

El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado hoy: “No debe sorprendernos que, habiéndose visto obligados a soportar condiciones tan precarias durante tanto tiempo, los guaraníes se hayan tomado la justicia por su mano y hayan regresado a casa. Esto debería ser una llamada de atención a las autoridades para que protejan sus tierras y eviten la amenaza de otro desalojo. Es lo mínimo que merecen los guaraníes”.

Descarga el informe de Survival sobre la situación de los guaraníes, remitido a Naciones Unidas el año pasado (en inglés).