La tribu hadza recibió formalmente su título de propiedad territorial en una ceremonia especial.

La tribu hadza recibió formalmente su título de propiedad territorial en una ceremonia especial.

© Dorobo Fund for Tanzania / UCRT

Una de las pocas tribus cazadoras-recolectoras que quedan en África occidental está celebrando el reconocimiento de sus derechos territoriales.
Los títulos de propiedad territorial les fueron entregados formalmente en una ceremonia especial que tuvo lugar el mes pasado en la comunidad hadza de Domongo.

Es la primera vez que un Gobierno tanzano reconoce formalmente los derechos territoriales de una tribu minoritaria.

Doroth Wanzala, la comisionada asistente para territorio en la Zona Norte dijo a los presentes en la ceremonia: “Hemos resuelto que los hazda deben tener títulos de propiedad oficiales para asegurar que los últimos cazadores-recolectores del país no tengan que preocuparse por los invasores hambrientos de tierras, especialmente en los albores de una carrera por obtener terrenos”.

Naftali Kitandu, un representante hadza, declaró: “La invasión de otras tribus que traen con ellas sus rebaños de ganado e introducen la agricultura en el valle amenazaba la supervivencia del pueblo hadza, que solo depende de las frutas, raíces, miel y pequeños animales para su supervivencia”.

Tras la ceremonia, un hadza dijo a Survival: “Estamos muy felices. Ahora debemos asegurarnos de que conseguimos títulos de propiedad territorial para otras comunidades hadza”.

Los hadzas son una pequeña tribu de unos 1.500 cazadores-recolectores que viven en el noroeste de Tanzania. Hablan una lengua de chasquidos.

Hasta la década de los cincuenta habían sobrevivido completamente gracias a la caza y la recolección. Vivían en pequeños campamentos móviles y no tenían “jefes” u organización política formal. Desde entonces su vida se ha vuelto cada vez más difícil, ya que tribus pastoralistas más grandes se han asentado en gran parte de sus tierras, y han destruido en gran medida la vida salvaje y las plantas de las que los hadzas dependen para sobrevivir.

Varias ONG, entre ellas el Ujamaa Community Resource Team, han apoyado la larga lucha de los hadzas por sus derechos territoriales. El abogado de dicha organización, Edward ole Lekaita, ha dicho: “Esto es desde luego un gran logro y una historia de éxito en la pelea por proteger el modo de vida de los hadzas, de cara a un futuro prometedor”.