Una investigación muestra que los madereros ilegales "están cercando" a los awás

Los awás dependen de la caza para sobrevivir. Ahora temen adentrarse en la selva a causa de la presencia de madereros ilegales en la zona.

Los awás dependen de la caza para sobrevivir. Ahora temen adentrarse en la selva a causa de la presencia de madereros ilegales en la zona.
© Survival

Una reciente investigación del departamento de asuntos indígenas de Brasil, FUNAI, ha revelado sorprendentes pruebas de que los madereros ilegales están cercando rápidamente a los awás, la tribu más amenazada de la Tierra. El informe ha alimentado el temor por su seguridad.

Hace solo tres semanas, un equipo del Gobierno confiscó equipos de tala en la selva de los awás. Sin embargo, las nuevas pruebas muestran que la tala ilegal continúa, y se ha encontrado deforestación reciente a tan solo seis kilómetros de una comunidad awá.

Las carreteras que utilizan los madereros penetran cada vez más en las tierras de los awás, que, según la legislación Brasileña, deberían ser protegidas por las autoridades. Los madereros rodean ahora una comunidad awá por tres lados.

“¿Por qué lo hacen?”, se pregunta un hombre awá. “Si destruyes la selva, nos destruyes también a nosotros”.

El trabajador de FUNAI Carlos Travassos ha explicado: “Hay muchos madereros en la zona… Los awás se sienten extremadamente amenazados, y tienen miedo de ir a la selva a cazar. Podría estallar un conflicto si se desplazan por su selva”.

Un grupo de awás camina entre los restos calcinados de su selva.

Un grupo de awás camina entre los restos calcinados de su selva.

© Fiona Watson/Survival

Los ataques a los awás no son infrecuentes. En septiembre del año pasado un hombre awá fue víctima de un brutal ataque a manos de los madereros, que lo abandonaron creyéndolo muerto, y en enero algunas informaciones apuntaron a que una niña awá había sido “quemada viva” tras un nuevo ataque.

Ahora los awás están evitando de nuevo la selva de la que dependen para sobrevivir. Los awás aislados están especialmente amenazados por la violencia y las enfermedades.

Hace cuatro meses Survival International lanzó una campaña para salvar a los awás. Más de 32.000 personas ya han enviado un mensaje al ministro de Justicia de Brasil para pedirle que proteja a la tribu más amenazada de la Tierra.

FUNAI ha anunciado un programa para la protección de los awás y ha asegurado que mantendrá una presencia permanente en sus territorios. Pero hasta que el ministro de Justicia de Brasil no envíe a la policía para que expulse a los madereros no se producirán cambios significativos sobre el terreno.

El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado hoy: “Es angustioso e injusto que los awás tengan que apañárselas solos cuando su hogar en la Amazonia está siendo invadido constante y violentamente. Brasil tiene la fuerza policial suficiente para proteger a los awás; tiene la fuerza militar. Solo necesita la voluntad política”.