El principal observador de derechos humanos en África investiga a Etiopía y Botsuana

"El Gobierno de Etiopía ha empezado a expulsar a tribus de sus tierras, como la de los mursis, para dejar paso a plantaciones a gran escala."
"El Gobierno de Etiopía ha empezado a expulsar a tribus de sus tierras, como la de los mursis, para dejar paso a plantaciones a gran escala."
© Survival

La Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP), el principal organismo en materia de derechos humanos de África, ha pedido que se detenga el realojamiento forzoso de miles de indígenas en Etiopía y ha expresado su preocupación ante el hecho de que a los bosquimanos de Botsuana se les están negando sus derechos.

La Comisión ha instado a Etiopía a detener el reasentamiento forzoso de las tribus del valle del bajo Omo para dejar paso a extensas plantaciones, mientras investiga las alegaciones de violaciones de derechos humanos.

La política de crear nuevos asentamientos que lleva a cabo Etiopía está ejecutada por el ejército y son abundantes los informes que están saliendo a la luz sobre asesinatos, palizas, violaciones y detenciones de indígenas de la región. De todo ello están al corriente los dos mayores donantes del país: la agencia británica de cooperación, DFID según sus siglas en inglés, y su homóloga estadounidense USAID.

Un informe reciente del Instituto de Oakland, Ignorando el abuso en Etiopía: DFID y USAID en el valle del bajo Omo, reveló que a pesar de las investigaciones que hicieron las agencias donantes y que destaparon graves violaciones de derechos humanos, estas no han implementado ninguna acción y han calificado las acusaciones como “no confirmadas”.

El informe incluso afirma: “Estas agencias ofrecen virtualmente incondicional apoyo financiero, político y moral al Gobierno de Etiopía y en la actualidad DFID destina a Etiopía una proporción de su presupuesto en ayuda exterior mayor que a ningún otro país… son cómplices intencionales y partidarios de una estrategia de desarrollo que tendrá impactos devastadores e irreversibles en el entorno y en los recursos naturales y destruirá los medios de vida de cientos de miles de indígenas”.

"Botsuana prohibió la entrada al país al abogado de los bosquimanos, denegándoles así su derecho a consejo legal."
"Botsuana prohibió la entrada al país al abogado de los bosquimanos, denegándoles así su derecho a consejo legal."
© Survival International

La CADHP también ha enviado un llamamiento urgente al presidente de Botsuana por denegar a los bosquimanos su derecho a un abogado. Al abogado de los bosquimanos, Gordon Bennett, se le prohibió la entrada al país el pasado mes de julio durante un juicio vital sobre el derecho fundamental de los bosquimanos a su tierra.

El Gobierno de Botsuana está haciendo todo cuanto está en su mano para sacar a los bosquimanos de su tierra: como resultado, Survival International ha lanzado un boicot turístico al país. El reciente descubrimiento de que Botsuana otorga concesiones de fracking (fracturación hidráulica) a gran escala en la tierra de los bosquimanos hace temer que el Gobierno tenga intención de despejar la zona para la extracción de recursos naturales.

Según declaraciones del director de Survival, Stephen Corry: “Si no escuchan las protestas internacionales, tal vez Etiopía y Botsuana puedan al menos escuchar lo que la Comisión Africana tiene que decir. De no ser así, ambos países corren el riesgo de hacer el ridículo ante la mirada internacional”.

Descarga el informe Ignorando el abuso en Etiopía: DFID y USAID en el valle del bajo Omo (pdf, 3,1M, en inglés).