El papa Francisco pide protección para los pueblos indígenas y sus tierras

© Fiona Watson/Survival 2010

En una encíclica sobre el cambio climático que ha recibido una amplísima atención mediática, el papa Francisco ha reconocido la profunda conexión de los pueblos indígenas con sus tierras y su papel en la conservación de la naturaleza.

En "Sobre el cuidado de la casa común", el papa Francisco escribió: “es indispensable prestar especial atención a las comunidades aborígenes con sus tradiciones culturales. No son una simple minoría entre otras, sino que deben convertirse en los principales interlocutores, sobre todo a la hora de avanzar en grandes proyectos que afecten a sus espacios.”

“Para ellos, la tierra no es un bien económico, sino don de Dios y de los antepasados que descansan en ella, un espacio sagrado con el cual necesitan interactuar para sostener su identidad y sus valores.”

“Cuando permanecen en sus territorios, son precisamente ellos quienes mejor los cuidan. Sin embargo, en diversas partes del mundo, son objeto de presiones para que abandonen sus tierras a fin de dejarlas libres para proyectos extractivos y agropecuarios que no prestan atención a la degradación de la naturaleza y de la cultura”.

El papa defendió que los pueblos indígenas deben ser escuchados en lo referido al abordaje de los problemas medioambientales: “Por eso, la ecología también supone el cuidado de las riquezas culturales de la humanidad en su sentido más amplio. De manera más directa, reclama prestar atención a las culturas locales a la hora de analizar cuestiones relacionadas con el medio ambiente, poniendo en diálogo el lenguaje científico-técnico con el lenguaje popular”.

En la carta, el papa criticó el fracaso de los gobiernos en la protección de los territorios de los pueblos indígenas o en la consulta sobre los proyectos de desarrollo que les afectarán. Hizo un llamamiento a acciones de grupos locales que “puede hacer una diferencia” para pedir rendición de cuentas a los gobiernos.