WWF publica un informe sobre sus violaciones de derechos humanos

WWF ha estado trabajando en la Cuenca del Congo durante más de 20 años - apoyando a patrullas que han cometido violentos abusos contra indígenas.

WWF ha estado trabajando en la Cuenca del Congo durante más de 20 años – apoyando a patrullas que han cometido violentos abusos contra indígenas.

© WWF

Hoy El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) ha publicado un informe que encargó sobre sus violaciones de derechos humanos en la cuenca del Congo, India y Nepal. Este “no buscaba determinar (…) si los presuntos abusos (…) ocurrieron”.

El enfoque se basa en “que WWF sabía de los supuestos abusos de los guardaparques (…) pero (…) continuó apoyando y colaborando con ellos, y (…) no tomó medidas efectivas para prevenir, responder y remediar los supuestos abusos”. El informe se hace eco de las respuestas previas de WWF culpando a los “guardaparques gubernamentales” que la ONG financiaba y entrenaba.

El informe se encargó en marzo de 2019 tras los reportajes de Buzzfeed que respaldaban las investigaciones realizadas previamente por Rainforest Foundation (Reino Unido) y Survival International ; los proyectos de WWF en la cuenca del Congo habían ocupado las tierras de las tribus locales baka, bayaka y otras (llamadas “pigmeas”) sin su consentimiento, y sus guardaparques las maltrataron gravemente con el pretexto de luchar contra la caza furtiva.

Personas indígenas fueron golpeadas, torturadas, encarceladas y asesinadas. Ni las mujeres, ni los niños, ni los ancianos se salvaron.

WWF pidió al bufete de abogados de Londres, Kingsley Napley – especialistas en proteger la reputación – que llevara a cabo una investigación. Esto incluía una revisión de documentos y decisiones. La investigación fue “evaluada” por un equipo de consultores de derechos humanos, entre ellos el ex relator especial de la ONU sobre derechos humanos y medio ambiente, John Knox.

El informe de 160 páginas ha sido finalmente publicado hoy, dos días antes de la masiva celebración del Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos.

Los funcionarios congoleños le entregan al máximo cargo (y empleado de WWF) del Parque Nacional de Salonga un rifle de asalto. Algunos guardaparques han sido acusados de violación en grupo, tortura y asesinato.

Los funcionarios congoleños le entregan al máximo cargo (y empleado de WWF) del Parque Nacional de Salonga un rifle de asalto. Algunos guardaparques han sido acusados de violación en grupo, tortura y asesinato.

© Sinziana-Maria Demian / WWF

El 18 de noviembre, el PNUD respondió a los abusos cometidos por los guardaparques financiados por WWF en el norte del Congo al hacer pública también su decisión de poner fin a su apoyo al proyecto de “Conservación de la biodiversidad transfronteriza en las cuencas de la República del Congo” y de hacer un “reajuste fundamental” de su labor en la zona. Sin embargo, seguirá apoyando la conservación en ese área y tiene la intención de seguir trabajando con WWF, a pesar de las reconocidas violaciones de derechos humanos.

El director de Survival, Stephen Corry, ha declarado hoy: “Uno más de muchos informes internos sobre violaciones de derechos humanos de WWF confirma lo que venimos denunciando desde hace décadas. Se publica justo antes del Día de Acción de Gracias en un claro intento de encubrir las noticias. La conservación está ahora reformulando su narrativa para incluir el apoyo a los derechos de los pueblos indígenas, pero todo esto ya lo hemos escuchado antes y parece que poco cambia sobre terreno. Las tierras de los pueblos indígenas deben ser reconocidas como propias. Su derecho a rechazar toda intervención externa no deseada debe ser respetado, incluso para los llamados proyectos “verdes”. Son mejores conservacionistas que las ONG de conservación que los maltratan y amenazan. Si honestamente queremos proteger la biodiversidad, es hora de dejar que tomen las riendas”.