Los indios pima celebran el retorno del agua de la vida

Tras décadas de lucha, los pima o indígenas Akimel O’odham de Arizona han conseguido recuperar el agua que era la fuente de vida de su sociedad.

El río que fluía a través del territorio del pueblo indígena de los Akimel O’odham (“gente del río”) y alimentaba sus complejos sistemas de irrigación fue desviado por los colonos a finales del siglo XIX. A esto siguió una terrible pobreza y hambruna, y muchos pima se vieron obligados a depender del suministro del Gobierno. Este suministro se basaba, principalmente, en tres productos: harina blanca, manteca y azúcar.

El colapso de los sofisticados sistemas agrarios de los pima, la dependencia del suministro y la espiral de pobreza condujeron a un desastre sanitario: este pueblo indígena registra  una de las mayores tasas de diabetes del mundo. Más de la mitad de la población con más de 35 años padece diabetes del tipo 2.

Pero ahora, convirtiéndose en el mayor asentamiento con derechos de agua que haya existido nunca en territorio indígena el agua fluye de nuevo en la tierra de los pima. Con ello llega la esperanza. Se están estableciendo granjas comunitarias y los niños en edad escolar están participando en el proceso.

“La gente enferma de diabetes, están obesos y padecen ataques cardíacos y estrés porque ahora seguimos la dieta estadounidense. Los frijoles regulan las subidas y bajadas de azúcar. El quingombó te hace saludable. Puedes comer estos alimentos y sentir su espíritu inmediatamente”, afirma Ed Mendoza, fundador de uno de los proyectos de granja comunitaria.

Lee el informe de Survival sobre la salud de los pueblos indígenas "Progress can kill" (en inglés)