Sorpresa ante la concesión de la licencia a una mina en Filipinas

Impacto de la minería de níquel en Palawan.
Impacto de la minería de níquel en Palawan.
© Dario Novellino

Menos de dos meses después de que el pueblo indígena palawan de Filipinas celebrase el anuncio de que un comité del gobierno local había rechazado conceder el permiso de minería a la empresa MacroAsia, el Gobierno nacional ha anulado dicha decisión y dado luz verde a la compañía.

El 30 de julio de este año, un comité del gobierno local rehusó conceder al gigante minero MacroAsia el permiso para operar una mina en el territorio tradicional de los palawan. El comité encargó más pesquisas, entre ellas una sobre el impacto de la minería en los pueblos indígenas, antes de poder tomar una decisión. Sin embargo, en una acción que ha causado sorpresa entre los observadores, el Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno central ha concedido la licencia medioambiental a la mina, sin que haya sido concedido el permiso necesario a nivel local.

El Gobierno alega que la mina ha sido aprobada siguiendo una serie de consultas que el anciano Panglima Sagad niega acaloradamente: “Las autoridades del Gobierno mienten, nosotros las comunidades indígenas hemos rechazado la minería desde entonces e incluso durante las consultas públicas celebradas recientemente”. Indígenas palawan en situación de aislamiento viven en la zona de la concesión de MacroAsia y no han sido consultados sobre la mina.

Miembros del pueblo indígena palawan han solicitado al presidente de Filipinas que retire la ley de minas de 1995, que ha resultado devastadora para los pueblos indígenas del país, y que declare la provincia de Palawan “zona libre de minas”. El líder indígena palawan Artiso Mandawa dijo: “El presidente tiene el poder para desmantelar aquellas políticas que han causado tanto sufrimiento a nuestra gente y a nuestro preciado medio ambiente”.