Tanzania: la usurpación de tierras podría suponer "el fin de los masais y del Serengueti"

Los masais han perdido tanta tierra en nombre de la conservación, la caza y el turismo, que no pueden permitirse perder más.
Los masais han perdido tanta tierra en nombre de la conservación, la caza y el turismo, que no pueden permitirse perder más.

© Joanna Eede/Survival

El Gobierno de Tanzania anunció la semana pasada la creación de una nueva área de “conservación” en las tierras masais, que en palabras del líder Samwel Nangiria, significaría "el fin de los masais y del ecosistema del Serengueti”.

En la región de Loliondo los masais se han opuesto de manera implacable a la usurpación de las tierras de sus aldeas llevada a cabo por el Gobierno, y han jurado luchar para conservar su territorio.

El espectacular paisaje del Serengueti es un destino turístico de safaris mundialmente famoso. Para los masais, sin embargo, esta tierra es su hogar. Ya se los ha expulsado de gran parte de su territorio en nombre de la conservación.

Aunque el Gobierno asegura que la tierra es necesaria como un corredor para que los animales salvajes puedan moverse entre el Parque Nacional del Serengueti en Tanzania y el Parque Nacional Masai Mara en Kenia, lo cierto es que la zona fue arrendada a la empresa de safaris de caza Ortello Business Corporation (OBC) en 1992. Mientras se pide a los masais y a sus animales que abandonen sus tierras en interés de la conservación, a los turistas ricos se les permite la “caza mayor” de los animales que transitan por el área.

Los masais se han resistido durante años a la ocupación de sus tierras por OBC. En 2009, cuando fueron expulsados de la tierra arrendada a esta compañía, los masais perdieron su ganado y vieron cómo sus aldeas eran arrasadas. Tras años enquilosada, el Gobierno ha propuesto este cambio como “solución” a la situación. Pero los masais han perdido tanta tierra en nombre de la conservación, la caza y el turismo, que no pueden permitirse perder más.

Un hombre masai de una de las aldeas amenazadas por el desalojo, dijo hoy a Survival: “La gente es fuerte y está lista para luchar contra la apropiación de su tierra.”

Toda la comunidad, incluidos políticos locales, van a mantener hoy el “encuentro más importante de su historia” en Loliondo para elaborar un plan común con el que proteger sus tierras y su modo de vida.