Información de contexto

Una controversia peligrosa

Cuando sus tierras están protegidas, los pueblos indígenas aislados prosperan.

A menudo nos indican que no quieren establecer contacto: por ejemplo, apuntan con sus flechas hacia las avionetas que sobrevuelan sus tierras o dejan lanzas cruzadas en la selva, entre otras maneras.

Sin embargo algunos académicos reivindican que se entre en tierras de indígenas aislados y se fuerce el contacto con ellos.

Esta peligrosa controversia ha desencadenado protestas en todo el mundo.

La tesis de los académicos

En 2015 los académicos estadounidenses Robert S. Walker y Kim R. Hill publicaron un artículo peligroso y engañoso en la revista Science. Sostenían que los pueblos indígenas aislados deberían ser contactados por su propio bien, ignorando así siglos de devastación provocada por el contacto forzoso. Las enfermedades y la violencia han aniquilado a tribus enteras poco después del primer contacto y han reducido otras a unos pocos supervivientes.

Según estos académicos “un contacto bien concebido puede ser bastante seguro”, pero los ejemplos de contacto que eligen para ilustrar su punto de vista fueron, de hecho, catastróficos y han causado la muerte a muchos indígenas.

Hill y Walker sostienen que un contacto bien concebido puede ser bastante seguro. Sin embargo, Jakarewyj Awá (a la izquierda de la imagen) enfermó gravemente tras el primer contacto pese a la presencia de personal médico en un puesto cercano.

Hill y Walker sostienen que un contacto bien concebido puede ser bastante seguro. Sin embargo, Jakarewyj Awá (a la izquierda de la imagen) enfermó gravemente tras el primer contacto pese a la presencia de personal médico en un puesto cercano.

© Survival International 2015

Durante décadas, la política oficial de Brasil fue realizar expediciones para forzar el contacto, pero provocaron la aniquilación de innumerables tribus. Esta misma devastación convenció al departamento de asuntos indígenas de Brasil, FUNAI, que a finales de los años 80 adoptó su política de protección de las tierras de las tribus no contactadas y abandonando la del contacto.

Los académicos Hill y Walker también sostienen que la existencia de pueblos indígenas aislados “no es viable a largo plazo”. Pero en realidad existen más de un centenar de tribus no contactadas por todo el mundo y, donde sus tierras están protegidas, prosperan.

Hill y Walker, así como cualquier otro defensor de los contactos forzosos, le hacen el juego a quienes buscan arrebatar a los indígenas sus tierras en nombre del “progreso” y la “civilización”, y abrir la Amazonia a la extracción de recursos y a la “inversión”.

Los indígenas y los expertos responden

Indígenas y expertos de todo el mundo, incluido el departamento de asuntos indígenas de Brasil, FUNAI, han tachado las ideas de los académicos de “arrogantes”, “peligrosas” y “genocidas”.

Olímpio Guajajara, del pueblo indígena contactado guajajara, declaró: “Nosotros estamos al tanto de que algunos antropólogos quieren establecer un ‘contacto controlado’ con los indígenas aislados (…) Nosotros no vamos a dejar que esto pase. Porque eso sería otro genocidio dentro de un pueblo (…), de un grupo indígena que no quiere contacto.”

Survival International se opone a los intentos externos de contactar a los indígenas aislados. El contacto siempre es mortal, y la decisión de iniciarlo les corresponde solo a ellos. Quienes entran en territorio de indígenas aislados les niegan esa posibilidad de decidir

El camino a seguir

La clave para frenar la aniquilación de pueblos indígenas está en proteger sus derechos territoriales, reconocidos por el derecho nacional e internacional. Todos los pueblos indígenas aislados se enfrentan a una catástrofe a menos que su tierra sea protegida.

En Survival estamos haciendo todo lo que podemos para garantizar dicha protección y para que tengan la oportunidad de decidir su propio futuro.

Firma la declaración mundial por los pueblos indígenas aislados