Última oportunidad para indígenas de Filipinas de parar la minería

El impacto de la minería del níquel en la concesión de Rio Tuba Nickel Mining Corporation (RTNMC).
El impacto de la minería del níquel en la concesión de Rio Tuba Nickel Mining Corporation (RTNMC).
© Dario Novellino

El pueblo indígena palawan de Filipinas tiene una oportunidad más para evitar que las empresas comiencen a operar minas en sus tierras. Un grupo de expertos del Gobierno se reunirá el 30 de julio para decidir si dan o no luz verde a dos empresas que han solicitado licencias de minería dentro de su territorio, que también es Reserva de la Biosfera de la UNESCO.

El mes pasado, 600 indígenas y agricultores se manifestaron para pedir al Gobierno provincial que no permitiera que dos empresas, Macro Asia e Ipilan Nickel Mining Corporation (INC), extrajeran níquel en su tierra. Como resultado de la manifestación, el Gobierno provincial accedió a paralizar las solicitudes de licencias hasta que no se lleve a cabo una investigación.

Ahora, el Gobierno provincial de Palawan se ha manifestado a favor de los proyectos mineros de ambas empresas, a pesar de las protestas de los indígenas, legítimos propietarios de las tierras, y de aquéllos que se oponen a que haya minas dentro de una Reserva Mundial de la Biosfera de la UNESCO.

El paso final en el proceso de aprobación de las solicitudes de minería tendrá lugar en una reunión de un organismo conocido como el Consejo Palawan para el Desarrollo Sostenible. La reunión tendrá lugar a finales de julio.

Maman Tuwa, un anciano palawan, teme que la minería destruya su comunidad. “Si deforestan nuestras montañas, ¿cómo vamos a sobrevivir? ¿Qué vamos a plantar si la tierra de las tierras altas es arrastrada hacia las tierras bajas? ¿Cómo vamos a alimentar a nuestros hijos? Moriremos seguro”.